“Ojo”. MARCIA SCHVARTZ EN COLECCIÓN FORTABAT

Hasta el 22 de enero

Primero hay que saber mirar

Podríamos presentar a Marcia Schvartz enumerando premios y distinciones, pero todos sabemos que sería la misma sin ellos. Entonces hablemos de una muestra grande, curada por Gustavo Marrone (a quien retrató) y Roberto Amigo, que reúne alrededor de 100 obras a ser exhibidas a partir del 19 de octubre en las salas del Museo Fortabat. Un generosísimo  umbral de entrada a su mundo por la puerta grande.

Schvartz es parte de una generación de artistas con mucha menos ansia de legitimación que la actual. Baste verla en algún video en Youtube realizando un retrato con modelo en su estudio para concluír que es el valor de la experiencia lo que impregna las obras con un valor de verdad universal, humano, comprensible a todos. Como Pablo Suárez, Marcos López y Sergio De Loof, Schvartz comprendió tempranamente que las culturas son múltiples y que había una que era nuestra. Transitó en Under por antonomasia, que fueron los rincones de el Parakultural y Cemento, realizó puestas en unidades básicas y mostró en el Einstein. Se dedicó a espejar realidades cotidianas locales sin filtrarlas con criterios estéticos opresivos, las dejó respirar a través de distintas técnicas pictóricas y compositivas, en especial la “carbonilla iluminada”.

En la exposición, obras como “Constitución” y “Bailanta pop” conviven con la serie de collages objetuales que representan la oscura intimidad de una Isabelita fantasmagórica.

En una breve entrevista para Wipe, le preguntamos qué le falta abordar y respondío: “ Muchisimas ideas, técnicas, profundizar con la cerámica, hacer obra site specific, como hice este año en San Carlos, Salta, donde hice una cabeza de adobe de dos metros, y fue una experiencia maravillosa.”

Sobre la pregunta por cómo se siente abordar un tema tan cargado y tabú como la figura de Isabelita, responde “ Tabú puede ser institucional, pero el pintor en su taller no tiene ningún tabú, hace lo que se le canta, y esa es la maravilla de mi profesión.”

La dicotomía de centro- periferia nunca tuvo lugar en la obra de Schvartz porque se apoya en la historia local, todo el tiempo. Sólo en su relación con una naturaleza despojada de contexto podríamos perder el eje temporal potenciando una sensibilidad profundísima, tan sutil que enseña a ver mientras confirma algo que uno trae consigo.

Sin duda una de las muestras más importantes del año “Ojo”plasma el mundo de una personalidad, de un carácter, que no negoció ni va a negociar su  visión. Un carácter como los de antes: principio y fin de sí mismo.•

Por Matilde LLambi Campbell

COLECCIÓN DE ARTE AMALIA LACROZE DE FORTABAT
Olga Cossettini 141
Tel: 54 (11) 4310-6600
info@coleccionfortabat.org.ar
www.coleccionfortabat.org.ar
Mar-Dom | Tue-Sun 12-20 hs. Lun cerrado | Mon closed